Reseña de «El imperio huno de Atila»

Reseña de «El imperio huno de Atila»

Aquí compartimos una reseña del libro «El imperio huno de Atila» de José Antonio Molina Gómez.

Una reseña de Federico Romero Díaz

Toda obra que ilumine la Tardo Antigüedad es bien recibida pues nos ayuda a comprender mejor como fue el paso de la Antigüedad a la Edad Media y como se fue forjando alguno de los mitos que han llegado hasta nuestra época como el de que Atila fue simplemente un bárbaro cruel y ansioso de poder responsable de la caída del Imperio Romano  en Occidente. O la versión de los autores cristianos que lo veían como el castigo que Dios les había enviado por los pecados de los romanos.

En este manual iremos descubriendo como tras entrar en contacto con Roma en el siglo IV d.C y servir en sus ejércitos como mercenarios, los hunos fueron experimentando un progresivo proceso de unificación entre sus diferentes clanes y tribus que culminó poniendo a la inmensa mayoría de ese pueblo bajo el mando de un único jefe, Atila.  Se nos describe como el caudillo dominaba un vasto imperio de miles de kilómetros cuadrados en el que no solo se encontraban los hunos sino multitud de pueblos que habían cedido ante su avance como los godos, los hérulos, los gépidos, los sármatas, los alanos, los esciros, los rugios, etc. Puso a los dos imperios romanos contra las cuerdas exigiéndoles enormes tributos y saqueando sus ciudades y territorios cuando se negaban a pagarlos. A pesar de su derrota en la Batalla de los Campos Cataláunicos en el 451 el jefe de los hunos aún se permitió devastar todo el norte de Italia al año siguiente. Solo la inesperada muerte de Atila en el 453, en su noche de bodas, pudo aliviar la presión sobre los romanos.

A pesar de la brevedad de su dominio, los hunos, dejaron una profunda huella en nuestra memoria colectiva que les hace merecedores de un estudio serio y riguroso como este que deje claro la diferencia entre la realidad y el mito sobre una figura cuya imagen en esencia ha sido generada por sus enemigos, es decir por las fuentes chinas y romanas que intencionadamente nos lo describen junto a su pueblo como un feroz y ambicioso bárbaro ansioso de riqueza y poder. En realidad Atila nunca buscó la supresión del Imperio Romano, al contrario siempre lo vio como una fuente de prestigio y recursos con la que le interesaba coexistir, eso si desde una posición de dominio. Su inesperada muerte y su fracaso en planificar una sucesión efectiva a su desaparición hicieron que tras su muerte sus hijos se repartieran sus dominios y que en dos generaciones los hunos acabaran disolviéndose entre otros pueblos y que dejaran de ser un problema para los romanos  que, en algunos casos, volvieron a emplearlos como mercenarios en sus ejércitos.

En la obra el autor sabe ponernos en antecedentes para explicar al lector cuales fueron los antecedentes en el mundo romano «Antes de la tormenta», es decir el sistema de la tetrarquía y a los antecedentes de la expansión huna, de como era el barbaricum antes de que fuera invadido por Atila que se impone a alanos, a los godos y a un sin fin de tribus más. Me ha llamado la atención el apartado que le dedica a estudiar lo dicho por las fuentes chinas de este pueblo y la selección de textos al final del libro.

“El imperio huno de Atila” escrito por el profesor José Antonio Molina Gómez, profesor de Historia Antigua de la Universidad de Murcia, es un imprescindible, sobre todo porque llena un hueco en nuestra historiografía que necesitaba un libro realmente serio y riguroso sobre un tema poco tratado y menos conocido en sus detalles más importantes.

RESEÑA HISTORIA Y ROMA

Estamos, en definitiva, ante una obra que nos acerca a ese siglo V,  que nos ayuda a hacernos una idea lo más exacta posible, de como se desarrolló ese breve imperio al calor de las victorias Atila y lo que me parece muy curioso: de las incipientes estructuras que se fueron desarrollando para administrar y gobernar unos dominios tan vastos con una población compuesta por numerosos pueblos y culturas en los que los hunos, jugando un papel de preponderancia, eran no obstante solo un pueblo uno entre muchos. El autor nos cuenta como en torno a su corte Atila supo crear un variado mosaico compuesto por sus hunos, los lideres de las tribus que fue sometiendo y numerosos desertores romanos. En esa corte se hablaban numerosos idiomas y se compuso un abigarrado y curioso mosaico digno de mencionar y conocer a fondo.

[…]

Pinchad en este enlace para ver la reseña.

Compartir
A %d blogueros les gusta esto: